Guatemala: Granjas Para el Futuro

© MADREEl Problema      

Las Mujeres Indígenas Ixil viven en la región de Quiché en las montañas guatemaltecas, en una guerra civil que perduró por 36 años. La región Quiché fue el área más severamente afectada; donde ocurrió casi la mitad de las violaciones a los derechos humanos registradas – incluyendo el asesinato de 200 mil miembros de Pueblos Indígenas-. Muchas de las mujeres de Quiché han sobrevivido a violaciones, torturas, el asesinato de miembros de sus familias y desplazamiento de sus tierras ancestrales. Hoy en día, la mayoría son viudas y madres solteras, y el único sustento de sus familias.
Las mujeres Ixil se encuentran dentro de la población más pobre de Guatemala, la cual tiene el indice más alto de mortalidad infantil en América Central y uno de las peores tasas del mundo de desnutrición infantil. La mayoría de las familias no ganan lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas. La pobreza lleva a mucha gente joven a abandonar el área en la búsqueda de una vida mejor. Desarraigados de Quiché, enfrentan la presión de la asimilación y a menudo abandonan su idioma y su cultura. Como resultado, la mera supervivencia de la gente Ixil se encuentra ahora amenazada.


La Solución

MADRE está estableciendo pequeñas granjas de pollos y cerdos como fuente de seguridad alimenticia y como ingreso para las mujeres Ixil en Guatemala. Implementado en cooperación con Muixil, el proyecto mejora la dieta de las familias al proveer huevos y carne, generando un ingreso para las mujeres y desarrollando sus habilidades técnicas y de negocios, para crear mejores oportunidades económicas para la gente joven en Quiché. Basado en un modelo de micro-emprendimiento centrado en la comunidad, Granjas para el Futuro no solo provee de dinero, sino también crea oportunidades para las mujeres de aprender sobre derechos humanos y después enseñarlo a los otros miembros de la comunidad. Un fondo de préstamos rotativos le permite al proyecto crecer y apoyar las nuevas iniciativas de desarrollo comunitario.

 

Los Resultados

  • Las mujeres que nunca han tenido acceso a créditos o a ganar sus ingresos están comenzando a obtener autosuficiencia económica.
  • Al obtener un ingreso, las mujeres mejoran su estatus dentro de sus familias y dentro de sus comunidades. Ahora se encuentran en una posición más fuerte para negociar la distribución de trabajo en la vivienda y brindan un modelo positivo a sus hijas e hijos.
  • La nutrición está mejorando, lo cual mejora considerablemente las tasas de supervivencia infantil y maternal como también la salud de la comunidad en general.
  • Las mujeres ya no se encuentran expuestas a peligrosos agroquímicos, ya que el proyecto provee una alternativa orgánica y sustentable.
  • Las organizaciones de Mujeres Indígenas se están fortaleciendo, ya que los grupos se reúnen para asistir a capacitaciones sobre derechos humanos y planificar el desarrollo de proyectos futuros para la comunidad.